26 feb. 2009

Los Saicos y la leyenda de los temas “Demolición” y “Ana”


Escribe: Arturo Vigil

Los cuatro grandes de Lince en 1965…César Castrillón en el bajo, Pancho Guevara en la batería, Rolando Carpio (q.e.p.d) en la primera guitarra y Erwin Flores en guitarra rítmica y primera voz…son Los Saicos, los cuales conmocionaron el primigenio rock nacional que crecía en estas tierras.
A lo lejos se escucha la batería afinada con el tono del bajo en las instalaciones del Cine Coloso de La Victoria, donde grababan para el sello Disperú en aquellos años de ritmo a go go en la Lima de los sesenta.

La idea original de “Demolición” la presentó Erwin Flores. Los Saicos eran más que amigos…eran como hermanos, tenían una onda muy especial, sensorial y que podían captar el sentimiento de ese momento, la actitud y lo que ellos estaban viviendo sin tener un libreto, ellos eran distintos en todo sentido, viviendo ese mágico momento de elucubraciones de sonidos ásperos y de por sí adelantados y rústicamente bellos para su época.

Erwin Flores empezó a guitarrear los primeros acordes y al otro lado de la sala, Pancho Guevara comienza a tocar la batería e interpretar quizás inconcientemente lo que se iba a convertir en una canción especial, no hubo conversaciones, ni arreglos y todo se movió de esa manera. Los Saicos empezaron a hacer cada uno su parte, sin conversar y se fue creando hasta que lo producieron totalmente y el resultado es este Beat Cavernícola de factura nacional llamado “Demolición” y nada de términos protopunks ni cosa que se le parezca.

“Erwin fue nuestra voz privilegiada para hacer rocanrol y es así como sucedió “Demolición” de esa manera y así se pulio.Hasta que dijimos hasta ahí no más, nosotros no teníamos idea de lo que iba a suceder profesionalmente, no podíamos darnos el lujo de cometer fallas y era como si la estuviéramos tocando en una presentación en vivo”, recuerda César Castrillón.

Los Saicos se esmeraron para poder grabar “Demolición” y realmente grabar les costo mucho tiempo y tuvieron que repetirla varias veces. La circunstancias de grabar de noche, fue por el gusto de ser noctámbulos, trasnochadores y sentir la velocidad siempre…así fue desde siempre y hasta el final de su corta trayectoria. Asimismo el tema “Ana”; la voz romántica de Cesar Castrillón se impone y lo hizo con el mejor de los gustos y lo canto como si fuera su última canción.

Próximamente más de estos relatos en Conversaciones con los Saicos (1965_2006).